El Órgano Centralizado de Prevención del Blanqueo (OCP) lleva 15 años colaborando en la lucha contra la delincuencia financiera. Desde su creación en 2006, los notarios han emitido 7.313 comunicaciones al Sepblac.

Más del 80% han ayudado a prevenir o descubrir blanqueo de capitales, en cuyo origen existen delitos de tráfico de drogas, financiación del terrorismo, contra las personas, estafas, fraude fiscal y contra la Administración, delincuencia organizada y corrupción.

Esta labor ha sido reconocida nacional e internacionalmente, siendo un modelo para otros notariados de países de la Unión Europea.